Lorena Gómez. Soneto.

El amor me llegó al verte sentado
En el roble de la plaza aguardabas
Cuando yo fijamente te miraba
Vi que de ti me había enamorado


Nunca tú sabrás que te había amado
Mientras atento leías pensaba
Era el hombre de mi vida soñaba
Cosa que nunca me había pasado


Al otro día no te volví a ver
Hoy yo sabía que te extrañaría
Se que yo te podria reconocer


Supe segura que te encontraría
Sentado en el roble al atardecer
Ya me iba, siempre te recordaría