Cómo lo han hecho otros.

Lee con atención este pequeño texto tetral.

La habitación de una casa muy pobre. Hay una mesa con restos de comida y una cama. Hace frio y los personajes van vestidos él con chaqueta y ella con un toquilla.

(Él).- (sombrío): Lamento que no me ames.
(Ella).- (sorprendida y con cierta dulzura): Yo no te dejé de amar.
(Él).- Lamento mucho que ya no me ames.
(Ella).- Te amo... Te amo... Te amo... Nunca dije lo contrario.
(Él).- Creí que siempre, siempre, siempre me amarías...
(Ella).- ¡Pero te digo que te amo! ¡Te amo mucho!
(Él).- ¡Oh, qué dolor! ¡No me amas!
(Ella).- (harta): ¡De acuerdo! ¡Tú ganas! ¡No te amo! ¿Satisfecho?
(Él).- (tras un pausa y más drámático que nunca): ¿Cómo he de estar satisfecho si no me amas?

Fragmento de "Extraños en la Plaza" de Gonzalo Paredes.