ANTES DE ESCRIBIR


Observa este famoso diálogo entre Caperucita y el Lobo disfrazado de Abuelita:
 

- Abuelita, abuelita, ¡qué ojos más grandes tienes!

- Son para verte mejor - dijo el lobo tratando de imitar la voz de la abuela.

- Abuelita, abuelita, ¡qué orejas más grandes tienes!

- Son para oírte mejor - siguió diciendo el lobo.

- Abuelita, abuelita, ¡qué dientes más grandes tienes!

- Son para...¡comerte mejoooor! - y diciendo esto, el lobo malvado se abalanzó sobre la niñita y la devoró, lo mismo que había hecho con la abuelita.

 
En letra morada se pueden leer las expresiones de los personajes. En negro, lo que nos explica el narrador. En todo diálogo el autor le da la oportunidad a los personajes de expresarse directamente, pero interviene para aclarar qué personaje está hablando e incluso nos aclara cómo lo hace ( con alegría, gritando, susurrando...)
  1. Cada vez que un personaje interviene se utiliza un renglón nuevo ( punto y aparte).
  2. La intervención comienza con un guión
  3. Si el narrador explica algo, se termina primero con otro guión las palabras del personaje -¡Atchiss! -contestó Papá Noel
  4. Hay que indicar cada vez quién está hablando ( dijo Papá Noel/ dijo él/ susurró ella...