Elementos de las propuestas.

Entendemos que en cada propuesta están implícitos dos elementos diferentes:

1) Un proyecto de redacción de un texto que tiene siempre un contexto que le da sentido, es decir, el texto se inserta en una situación comunicativa real o simulada que, en cualquier caso, hace imprescindible que los estudiantes tengan en cuenta los parámetros discursivos de la producción. Estas situaciones pueden ser la publicación en papel, en revistas, la creación de libros de modo cooperativo, el envío a la prensa, la publicación electrónica, la lectura en clase o en una radio local, el envío al alcalde o los padres,... Sin este proyecto el trabajo no tendrá ningún sentido para los alumnos. Por razones de reusabilidad este proyecto NO APARECE en los materiales pero debe ser creado y presentado por el profesor en la primera sesión. Por ejemplo si se va a publicar una recopilación de diálogos habría que llevar a clase un boceto de la misma, mostrar los espacios que van a tener los alumnos, tener ejemplos ya diseñados, etc. Se debe marcar las fechas de entrega y si los alumnos van a colaborar en la publicación de la misma, los tiempos y recursos necesarios. Repetimos: sin este proyecto no va a haber motivación ni sentido para los alumnos.

2) Unas actividades de aprendizaje de algunas características del género discursivo que hay que producir: lectura y análisis de textos de referencia, ejercicios específicos, síntesis orales de los conocimientos sobre el género, etc. En este caso concreto sería todo lo que tiene que ver con los diálogos en general y con cada una en particular que se trata en cada propuesta. Estas actividades están en algunos casos desarrolladas en los materiales y así se pueden encontrar descripciones sencillas de lo que hay que hacer (Antes de escribir), ejemplos de textos para la lectura (Cómo lo han hecho otros) y algunas propuestas de actividades dirigidas más al aprendizaje que a la creación (Ejercicios). Queda abierta para el profesorado la posibilidad de incluir muchas otras actividades sobre estos aspectos y sobre todo hacer síntesis orales de lo que es el diálogo y que aspectos son más interesantes resaltar en cada caso concreto.

 

  Los materiales han sido diseñados con la intención de dar respuesta a la diversidad que aparece en las aulas, para ello se han creado al menos  dieciocho niveles de dificultad. La presentación a los alumnos de los dieciocho niveles de trabajo y de cada una de las ayudas que se ofrecen en ellos debe ser el segundo paso de la secuencia. Este paso debe concluir con la elección, más o menos guiada, pero al final libre por parte del alumno, de un nivel de trabajo.