EL gancho y el pelo. Alba Gimeno.

    Es la historia de un pelo moreno y un gancho dorado, el pelo se quería cambiar a rubio pero el gancho no le dejaba porque si no, no se le ve. Así que hicieron un debate:

-          Que si tú te tintas yo no podré lucirme. Le dijo el gancho al pelo.

-          ¿Y...si te pinto de otro color?

-          ¿De qué color quieres que me pinte si no es de ese? Le contestó el pelo.

-          De otro color con el que me pueda lucir

Entonces al pelo se le ocurrió una idea:

-          Si yo me pinto el pelo de rosa tú podrás lucirte lo que quieras

-          ¡Pero se fijarán más en ti!  Dijo el gancho

-          Bueno...echémoslo a suerte

-          Me parece lo más adecuado. Contestó el gancho.

-          Estas son las reglas: si pasa una persona  con un gancho en el pelo, gano yo...pero si pasa alguien con el pelo de color rubio gano yo.  Dijo el pelo.

-          Hay que esperar

-          ¡Que buena  suerte ha pasado un calvo acompañado con una morena con un gancho dorado!, entonces gano yo!...pero como somos amigos y vamos a seguir siéndolo, no nos vamos a pintar nadie, y así nos luciremos los dos por igual.

-          Me parece una buena idea, gracias.