En el teatro 1. Tómás Budí.

PERSONAJES

PEPE: (soltero, estatura normal, delgado) Es un apasionado del fútbol, del deporte en general. Trabaja para una empresa inmobiliaria, y se interesa bastante por los negocios. Va a correr una vez a la semana y le gusta mucho la carne de cerdo.

 

JUAN: (casado con dos hijas, alto y robusto) Le encanta el fútbol, tanto o más que a pepe, es un hombre bastante familiar es decir, que le gusta hacer cosas con su familia. Trabaja en la misma empresa que Pepe, más aún en la misma oficina. No hace demasiado deporte, solo va a veces a la piscina a nadar cuando se siente  muy estresado. Le gusta comer comida Italiana como a su mujer e hijas.

1

(En el bar de Manolo a las 10 y media de la mañana almorzando y hablando del fútbol del día anterior y un poco de los negocios)

PEPE: (envidioso) Estarás contento que, anda, tuvisteis más suerte anoche.

JUAN: (con mucho ego) Pero si jugaron de maravilla...cuando el Madrid juegue así me llamas.

PEPE: Ya verás el año que viene cuando venga Florentino, os vais a cagar.

JUAN: Que te crees que este equipo solo nos va a durar un año, el año que viene volvemos a ganar la Champions.

PEPE: (con ánimos de calmar la situación) Bueno, vayamos al grano y a ponernos de acuerdo, yo voy a hablar con el cliente que como es del Barça  se podrá meter conmigo y le caeré bien.

JUAN: Bien, entonces voy a hablar con el del banco que aunque es del Madrid va a clases de baile conmigo y con mi mujer y ya de paso comentaremos el partido, ¿qué te parece?

PEPE: Me parece bien, así creo que podremos vender el piso y la empresa espero que nos suba el sueldo.

JUAN: (animado) Sí, a por una subida de sueldo.

PEPE: Pues manos a la obra.

 JUAN: Pago yo, que anoche ganamos la Copa de Europa.

PEPE: Gracias. (Burlón) Pero aún os queda mucho fútbol para podernos pillar.

JUAN: ¡Vaya! Parece que juntos hasta hacemos un buen equipo.

2

PEPE: (intentando ser educado) Buenos días, cuando quiera, empiezo a enseñarle el piso.

CLIENTE: (con ganas de empezar) Buenos días, ya puede comenzar a enseñarme el piso.

PEPE: Acompáñeme, por favor.

PEPE: Aquí tiene el salón, como puede observar bastante amplio y acogedor. Y a mi izquierda está la cocina.

CLIENTE: (satisfecho) El salón está muy bien y por lo que veo la cocina es bastante amplia.

PEPE: Perdone por la intromisión, me han comentado que usted es del FC. Barcelona y le quería preguntar si vio ayer por la noche  el partido.

CLIENTE: Sí, fue un partidazo, me lo pasé de maravilla viendo el partido.

PEPE: Entonces estará contento por la victoria de su equipo.

CLIENTE: Sí, ya teníamos ganas después de dos años en blanco.

PEPE: Bueno, esto es todo, espero que le haya gustado. Muchas gracias.

CLIENTE: (para ser educado) Me ha gustado mucho, y gracias a ti.

3

JUAN: Buenos días señor banquero.

BANQUERO: Buenos días Juan. ¿Qué querías?

JUAN: Quería decirte que si un cliente viene a pedirte un aval se lo dices que es un cliente nuestro, vamos que hagas los recibos.

BANQUERO: (en tono de amigo) No te preocupes, ya me encargo yo de todo.

JUAN: Gracias, y adiós que me espera Pepe en la oficina.

BANQUERO: De nada. Hasta otra.

4

PEPE: (contentísimo) Me acaba de llamar el cliente, que nos compra el piso.

JUAN: ¡Genial!, yo ya lo he arreglado todo con el del banco.

PEPE: De maravilla, mañana nos hacen los recibos y se lo comunico al jefe.

JUAN: Vale, así conseguiremos una subida de sueldo.

PEPE: (calmando la situación) No hay que emocionarse, creo que nos lo subirán.

JUAN: (coherente) Tienes razón, "no hay que vender la piel del oso antes de cazarlo".