Fenfis el Elfo. Judit Gil.

FENFIS EL ELFO. Judit Gil

Una larga cola de carruajes aguardaba a ambos lados de la puerta del Paso del Sur. Ankris observó durante un rato, perplejo, las idas y venidas de los lacayos, vestidos con distintas libreas, que exigían un trato preferencial para sus respectivos señores, encopetados aristócratas que protestaban con impaciencia desde el interior de sus vehículos. Unos querían salir del Reino de los Elfos y otros trataban de entrar. Siempre había sido así en la frontera, pero aquel día el tráfico era sorprendentemente denso, a pesar de que los Centinelas hacían lo posible por despachar con agilidad los eternos trámites requeridos para pasar al otro lado.

FENRIS, EL ELFO. LAURA GALLEGO GARCIA

ESCENARIO: Llueve. Un camino extenso lleno de carruajes cruza el valle que conduce hasta la puerta del Paso del Sur, que limita el Reino de los Elfos. Una cola de Centinelas al final del camino para despachar con agilidad los trámites para pasar al otro lado. Lacayos con distintas libreas exigen un trato preferencial para sus señores.

ESCENA 1:

(Ankris sale a ayudar a los Centinelas, queda perplejo al escuchar barullo de la gente especialmente de los lacayos que exigen un trato preferencial el para sus señores.)

Centinela 1: (Con un tono enfadadizo) ¡Tú en vez de quedarte mirando podrías ser útil y ayudar!

Ankris: (Sorprendido)

Centinela 2: Si te dice a ti.

Ankris: Eh, si perdón. No se en lo que estaba pensando.

Centinela 1: (Burlándose) Eso ya lo hemos comprobado.

ESCENA 2:

(Ankris se acerca y empieza a hacer su trabajo. Un lacayo con una librea marrón y descuidada se acerca y seguido de el un carruaje con un hombre viejo vestido con ropa lujosa en su interior.)

Lacayo: (Con un tono humilde) Mi señor solicita permiso para entrar en el Reino de los Elfos, traemos un presente para la princesa recién nacida.

Ankris: (Serio) Nombre de su señor y procedencia.

Lacayo: Dunualdo IV hijo del señor de Margon.

(Ankirs revisa un puñado de pergaminos sin encontrar el nombre en ellos.)

Ankris: (Resoplando) Lo siento, pero no puede entrar. Dígale a su señor que tendrá que volver a Margon con el presente.

(El lacayo se aproxima al carruaje y le cuenta a su señor lo que sucede. Este baja del carruaje y se encara a Ankris)

Dunualdo: (Alzando la voz) Esto es un ultraje, quiero decir, es imposible que suceda esto, mi padre es el mejor amigo del Rey. Debe de ser un error, quiero decir, debo de estar en esa lista.(Da un golpe en la mesa).

Ankris: (Tranquilizándole) Ya le he dicho que no esta en la lista no me lo ponga mas difícil.

Dunualdo: (Furioso) ¿Qué no se lo ponga más difícil? Verá he recorrido cientos de kilómetros para traer un presente a la hija del rey y se me prohíbe el paso. ¿Cómo se pondría usted si le pasara eso, quiero decir, si fuera usted el que esta en mi lugar?

Ankris: (Nervioso) La... la verdad es que... es que...

Guardia: Déjalo Ankris yo me ocupo. ( Dirigiéndose a Dunualdo) Por favor, acompáñeme.

(Ambos se alejan y el carruaje se va tras ellos)

ESCENA 3:

(Gritos y mas gritos eso es lo que se escucha en el valle las filas se mueven lentamente, algunos carruajes pueden entrar y otros no. Tras despachar a mas gente Ankris se marcha al acabar su turno y le da el relevo al siguiente Centinela.)

Ankris: Ten paciencia compañero hoy la cola es mas densa de lo normal, se nota que tenemos una nueva princesa en el reino.

Centinela 3: (Mientras se incorpora al trabajo) Gracias por avisar, aunque con los gritos de los lacayos me los imagino.

(Ankris cruza la muralla y se va.)