Menuda anécdota. Ana Benedicto.

Eran fiestas en Soneja, mi pueblo, y quería saber, hasta que hora me dejaban estar por ahí con mis amigas a mis padres, por lo que llamé a mi madre...

-Yo: Mama! Hasta que hora me dejas estar por ahí con mis amigas?

-Una mujer:  Eufrasia ! Ya te he dicho antes la hora, que no te acuerdas?

-Yo: Eufrasia? Qué dices mama?

-Una mujer: Mira, no me gastes bromitas eh? Ya está bien!

Me cuelga,  y yo sin entender nada, vuelvo a llamar, y sorprendentemente me dice que no existe ese número, muy asustada vuelvo a llamar...

-Policía: Hola buenos días,  En qué le puedo ayudar?

Yo: (Asustada y con voz temblorosa)  Es que, mi madre, no me coge el teléfono y me lo coge  alguien que no  es mi madre.

-Policía: Usted se cree que yo estoy para malgastar el tiempo? No me venga con sandeces, y déjeme que siga con mi trabajo...

Yo no daba crédito a lo que me acababa de pasar, pero seguía intentando llamar a mi madre, porque no sabía que estaba pasando y encima no sabía hasta que hora me dejaban estar por ahí con mis amigas.

 De momento, suena el teléfono:

-Yo: Mama! Porque no me cogías el teléfono?

Un hombre: Oiga, soy el jefe de policía, y me han dicho uno de mis policías que usted estaba haciendo bromas absurdas, podría decirme su nombre, sus apellidos y donde vive? que  sepa que está fichado.

-Yo: Pero...Yo no he hecho nada, pensaba que...eras mi madre....

Yo, no sabía que iba todo esto pero muy asustada volví a casa, en mi casa no había nadie, de momento tocan a la puerta

-Yo: Quien es?

-Policía: Acompáñeme a comisaría, usted por el momento, esta arrestada.

-Yo: Pero...Yo no he hecho nada...

Cuando nos acercábamos a la puerta de la comisaría, me llama mi madre:

-Yo: Mama, Sabes lo que me ha pasado?

-Mama: Dime...

-Yo: Te llamé para saber hasta que hora me dejabas estar pero ahí con mis amigas, y se me puso una mujer diciéndome que yo era Eufrasia, Yo pensé que me había equivocado de teléfono, pero volví a intentar llamar, y se me puso un policía  y el se pensó que yo le estaba tomándole el pelo, al contarle que ese era el teléfono de mi madre...

-Mama: Ahora pásame con el Policía...

Yo, le pasé con el policía tal y como mi madre me había dicho.

-Mama: Oiga, porque ha arrestado a mi hija?

-Policía: Por molestar y hacer bromas, pero quiero comprobar si es verdad lo que tu hija dice, me podría decir su número de teléfono?

-Mama: 666666671.

-Policía: Tiene razón, es el mismo número que el de la policía.

-Mama: Pues mire si no llego a llamar a mi hijo, que? Le arrestan sin motivos? Asegúrense  y después tomen represalias...

-Policía: Pues siento mucho, , pero es que siempre nos llaman en broma, y ya estamos hartos, lo sentimos.

-Mi madre: No se preocupe,  Ahora lo que haré será cambiarme de móvil para que no ocurra.

-Yo: Pero hay una mujer que también tenia ese móvil, porque me lo cogió y me dijo que era eufrasia, y yo no me llamó así, como vosotros sabréis...

-Policía: Dejen esto en mis manos, y perdonen las molestias.

Nunca más me volvió a pasar, pero fue una gran anécdota, que jamás olvidaré.