Roseta y el príncipe Felipe. Arantxa Castillo.

Eran un príncipe y una damisela, que se querían pero no podían estar juntos.

R -Escucha Felipe podríamos casarnos ¿verdad?

F -Por poder... Podríamos, pero no seria lo más adecuado, y tu  lo sabes bien. Lo nuestro es muy difícil, tú ya sabes que estoy prometido  con Victoria.

R -Ya! Pero yo TE QUIERO, y creo que tu a mi también  ¿no?

F -Roseta cariño te lo estoy intentando explicar.

(Ella le corto)

R -(enfadada) ¡ NO! Roseta cariño no!  (Con tono de frustración) ¿Me quieres sí o no?

F -Tu ya lo sabes te quiero pero no podemos estar juntos.

(Roseta se echa a llorar, y Felipe intenta calmarla sin éxito)

F -Roseta esto tenia que acabar de alguna manera, aunque yo

Prefería que termináramos juntos.

R -Esto no es por culpa de Victoria y tú lo sabes. Lo que pasa es que no te atreves a decírselo a tu padre.

F -Si lo tienes tan claro, ¿Por qué no hablas tú con él?

(Roseta agacha la cabeza, en ese mismo instante entra Victoria en escena)

V -Felipe ya esta la boda lista y es mañana! Tu padre ya te compro todo, tenemos ya hasta los invitados solo nos faltan los anillos que tenemos que elegirlos los dos juntos.

F -Ahora mismo vuelvo Victoria tengo que hablar con mi padre, espérame aquí con Roseta.

(Roseta y Victoria se miran como si fueran desconocidas)

R -Hola Victoria.

V -Hola Roseta.

R -Hacia mucho que no te veía por aquí, ¿donde has estado?

V -Primero estuve en San Sebastián y luego en Canarias, un viaje muy largo pero muy bonito.