Una calurosa noche de verano. Manuel Sebastian.

Era una calurosa noche de verano y una pareja sentada en  un banco discutían rompiendo la armonía de aquel parque.

FRAN:          ¿Por qué no me quieres? Con lo que yo te quiero.(dice tristemente).

MARÍA:       ¿Qué por qué no te quiero? Porque me engañas (dice enfadada).

FRAN:          No hagas caso de la gente, lo que quieren es separarnos (se levanta).

MARÍA:        De eso nada, todo es verdad, (me lo ha contado Felipe.

FRAN:           Felipe dice muchas mentiras para separarnos (exclama furioso)-

JOSÉ:             Fran, Fran (llega e interrumpe la discusión).

FRAN:           ¿Qué quieres amigo? (dice contento de verle) ¿Cómo te va?.

JOSÉ:             He venido a deciros que no discutáis por las palabras de Felipe.

MARÍA:         Escucha José, no quiero que te metas en nuestras vidas.

FRAN:            Déjale que se explique (dice un poco interesado).

MARÍA:         Vale, en verdad quiero enterarme (girándose para mirarle a la cara).

JOSÉ:              Se que Felipe está planeando... para separaros y enamorar a María.

FRAN:            Lo sabía que era algo así (dice histérico).

MARÍA:          Gracias José, de lo contrario se habría salido con la suya (dice tranquila).

FRAN:             Así que Felipe me quiere quitar a María (dice pensativo sentándose).

JOSÉ:               Si esa era su intención pero no te metas con él es peligroso.

MARÍA:         ¿  Ja, y ese me quería conquistar? (dice en plan burlón).

FRAN:             No me meteré, pero él tampoco interferirá en nuestro amor.

JOSÉ:               Buena idea, nadie os podrá separar, estáis hechos el uno para el otro.

MARÍA:           Pues todo solucionado, dame un abrazo cariño (dice enamorada).

JOSÉ:                Ya es muy tarde, me marcho (dice bostezando).

MARÍA:            Nosotros también nos vamos, muchas gracias por todo.

FRAN:               Pues vamos (mientras piensa ya en la boda)

FELIPE:             Casándose están, jolin, y yo aquí de brazos cruzados (dice celoso).

JOSÉ:           Casándose están, y hay que ver lo felices que son (dice emocionado).