Cómo lo han hecho otros 2.

ALQUIMISTAS DE LA PALABRA. CREACIÓN LITERARIA. NARRACIÓN 15. TEXTOS CRIOLLOS. MEZCLAR CUENTOS

 

 

 

 

- Cierto día, en la sabana, corría el cangrejo Sebastián, cantando muy entusiasmado la canción de: "Debajo del mar".
- Pero, ¿el cangrejo Sebastián no vivía en el mar con su amiga "La Sirenita"?
- ¡No digas tonterías¡ Déjame que te siga contando sin tus entrometidas preguntas.
A lo que iba. Sebastián iba corriendo y se encontró con la famosa "Mary Poppins". Ésta le invitó a la pizzería que había abierto hace unos siglos. Cuando llegaron, vieron a "Simba", que estaba comiendo una pizza vegetal, especialidad de la cafetería recién abierta. - ¿Pero no era una pizzería la que había abierto Mary Poppins? Además, ¡qué pinta un león en plena ciudad! Bueno, bueno sigue contando.
- ¡Qué estrés, madre mía! Deja de interrumpirme por el amor de Dios. Después Sebastián se pidió una pizza como la de Pumba.
- ¿Pero no era Simba el que estaba en la pizzería?
- Sí, pero también estaba Pumba tomando una pizza de gusanos y escarabajos con un refresco de sanguijuelas. ¡No me prestas atención!
- ¿Cómo que no? ¡Siempre te presto atención! Lo que pasa es que creo que me estás empezando a tomar el pelo. Esto no tiene ni pies ni cabeza. Espero que el me cuentes mañana esté mejor coordinado porque sino te va a escuchar Pumba. Yo ahora me voy que he quedado para hacer unas cosillas.
- ¿Me estás tomando el pelo? ¿Cómo que mis cuentos no tienen ni pies ni cabeza? Espera, espera no te vayas; que no he terminado.
- Vale, te escucharé unos cinco minutos mal contados.
- Pues si van a ser mal contados, me iré yo también. ¡Qué te zurzan bonito! Tal vez mañana te cuente otro. Esto es todo por el momento.
- ¿Mañana? ¿Otra vez a escucharte? Que conste que lo hago por hacerte un favor, pero como me sigas tomando el pelo, ésta será la última vez que escuche tus historietas interminables.
- Vale, vale; hasta mañana.

Y aquí terminó la charla de estos dos señoritos.