Antes de escribir

ALQUIMISTAS DE LA PALABRA. CREACIÓN LITERARIA. NARRACIÓN 5.EL BINOMIO FANTÁSTICO

Las dos columnas que se te van a ofrecer corresponden a dos categorías diferentes de palabras. Una son SUSTANTIVOS y la otra ADJETIVOS CALIFICATIVOS .

Los adjetivos calificativos acompañan al sustantivo caracterizándolo. Pueden explicar cómo es: La chaqueta es verde O bien especificar cuál de varios sustantivos es al que nos referimos: Acércame la chaqueta verde ( en este caso hay varias chaquetas y especificamos de qué chaqueta se trata. Ya sabes que deben concordar en género y número.

 

Pero lo que ahora nos interesa es saber unir correctamente sustantivos con adjetivos calificativos y que eso nos lleve a una sugerente narración. Aplicar a un sustantivo un adjetivo que "necesariamente" le acompaña, es fácil y se llama EPÍTETO: La nieve blanca; la oscura sombra; el cielo azul... Es más creativo buscar adjetivos originales:

Las lilas recién cortadas resaltaban con su lindo color apacible, junto a los pétalos esponjados de las rosas té.
Era la comida de los niños. Soñaba la lámpara su rosada lumbre tibia sobre el mantel de nieve, y los geranios rojos y las pintadas manzanas coloreaban de una áspera alegría fuerte aquel sencillo idilio de caras inocentes. Las niñas comían como mujeres; los niños discutían como algunos hombres. Al fondo, dando el pecho blanco al pequeñuelo, la madre , joven, rubia y bella, los miraba sonriendo. Por la ventana del jardín, la clara noche de estrellas temblaba, dura y fría.

 

Estos ejemplos de Rubén Darío y Juan Ramón Jiménez nos sirven para hablar de SINESTESIA: Observa estas adjetivaciones:

rosada lumbre tibia;
áspera alegría fuerte;
clara noche, dura y fría;
dulce comedor encendido.

La Sinestesia es la mezcla de impresiones de sentidos diferentes. Un sinestético puede, por ejemplo, oír colores, ver sonidos, y percibir sensaciones gustativas al tocar un objeto con una textura determinada.

Con la propuesta del binomio fantástico podrás ser sinestésico y explicar además el por qué con una narración.

 

Un cuento puede surgir a partir de solo dos palabras. Basta con que sean de esas que cuando chocan entre sí nos ponen la cabeza en marcha. Dos palabras de mundos distintos, de las que no van nunca juntas.

Consejos


  • No busques una explicación lógica. No te preguntes por qué, sino ¿qué pasa a partir de ahora?
  • Imagina sin parar. No te plantees si lo que te va saliendo es increíble o no. Si hace falta, date permiso para escribir tonterías.