LA INVASIÓN DE LOS TROLLS.Dani Lorente Vento

"Una mañana, después de asearme, me acerqué al comedor donde estaban mis padres con la televisión encendida. En aquel momento el locutor del telediario decía con voz grave "Atención, según un comunicado de última hora que nos ha remitido las autoridades de Protección Civil se alerta a los ciudadanos de la Comarca del Alto Palancia que los pueblos están en peligro de ser invadidos por Trolls que amenazan con apoderarse de las poblaciones..., estos Trolls son peligrosos, ya que pueden causar destrozos o robos, por lo tanto protejan sus casas, y refúgiense dentro de ellas"
Me quede atemorizado, ¡no lo podía creer, mi comarca iba a ser invadida por Trolls!
Enseguida llamé, a algunos de mis amigos, y les dije que quedaran conmigo a las 11:00
en la Plaza España; ya que claro ese día habían cerrado los colegios e institutos.
Y después de llamarlos, me puse a buscar información en libros e Internet sobre los Trolls. Descubrí varias cosas, entre ellas esta: "los Trolls son criaturas feas, les gusta vivir en sitios sucios i oscuros, también les gusta robar..."


Después de buscar información, me puse en el salón, a hablar con mis padres de la invasión de Trolls.
Luego cogí la bicicleta y me fui a la Plaza España, allí me esperaban, algunos amigos o amigas, como: Juan, Elena, Víctor y Eric. Ellos también iban con la bicicleta. Entonces nos fuimos con las bicis, a la casa del árbol que habíamos construido nosotros mismos. Allí en la casa del árbol es donde hacíamos las reuniones.


Ya reunidos, nos pusimos de acuerdo, en que nosotros intentaríamos resolver el problema; me quedé pensativo, cinco chavales íbamos a detener a una invasión de Trolls.
De momento quedamos, en que el primer objetivo de los cinco sería ir con las bicis a la montaña, para desde allí observarlos cómo se acercaban. Tampoco eran tantos, unos cien; nos quedamos un rato observando, y luego nos fuimos a la casa del árbol.Cuándo llegamos, nos pusimos de acuerdo, en un plan que consistía en: nos disfrazaríamos de militares y científicos, y convenceríamos a los Trolls, de que éramos superiores y ellos huirían. Decidimos que mañana quedaríamos, en la Plaza España a las 10:15, y nos iríamos con las bicis a poner en marcha el plan.


Y fuimos allí dejamos las bicis, y bajamos colina abajo a por los Trolls. Allí estaban y nos acercamos hasta los diez metros de ellos, y empezamos a gritarles, a coger palos y armas de juguete y empezamos a moverlas; pero ¡no funcionó!, nos empezaron a perseguir, menos mal que corríamos un poquito más y éramos más astutos; así que logramos escapar, coger las bicis e irnos.
Nos fuimos a la caseta de árbol, donde allí maquinamos el plan B. El plan B consistía en los siguiente: compraríamos y cogeríamos todas las joyas de juguete, para dárselas a cambio de que se marcharan, esto lo sabíamos, porque leí que a los Trolls, les gustaban las joyas. Entonces, quedamos para el día siguiente en la calle San Juan, para traer de nuestras casas todas las joyas falsas, y irnos a buscar mas.
Yo me fuí a casa, y les comenté a mis padres lo del plan. Después de hablar un buen rato, me dijeron que era una buena idea, me dijeron también que ellos mañana iban a conseguirme más joyas falsas y que estuviera con mis amigos en la puerta del ayuntamiento a las 11:45.
Al día siguiente, nos juntamos en la calle San Juan, entre todos habíamos traído, dos bolsas y media de joyas de juguete, también les comente que a las 11:45 debíamos estar con las joyas en la puerta del ayuntamiento, porque mis padres irían allí con más joyas falsas y nos fuimos, a buscar mas joyas.
Cuándo llegamos a la puerta de ayuntamiento ya teníamos diez bolsas, y inmediatamente llegaron mis padres con otras diez bolsas. Entonces vaciamos las bolsas en dos carretillas de obreros. Mis padres se quedaron allí y nosotros nos fuimos al monte, y nos bajamos colina abajo.
Allí estaban los Trolls, despacito nos fuimos acercando a ellos, y les dijimos que si se iban les daríamos todas esas joyas falsas; entonces nos dijeron que querían otra carretilla, para que se cumpliera el trato.
Entonces llame a mis padres por el móvil, y les dije que me tenían que conseguir otra carretilla, me dijeron que sí.


Les dije a dos de mis amigos que fueran al pueblo, para coger la carretilla, y se fueron. Tardaron media hora en volver. Les dijimos a los Trolls que ya tenían su carretilla, y que si ya aceptaban el trato.
Ellos aceptaron, y como decía el trato se fueron. Mis amigos y yo creemos que se fueron por el río hasta llegar al mar, y que del mar se fueron a un lugar apartado del planeta.
Cuándo volvimos a pueblo, allí estaba la gente de las noticias, la gente de los pueblos del Alto Palancia y nuestros padres; todos esperaban nuestra victoria y así fue la gente del Alto Palancia y nuestros padres nos dio las gracias y los de la tele nos filmaron. Toda la gente que estaba allí nos recordaría toda su vida y estarían eternamente agradecidos.