LA PANDILLA DEL VERANO.Sergio Carot.

Benjamín, Nuria, Pablo, Jaime, Cristina, Luis y Elena son una pandilla de amigos, pero cada uno vive en un pueblo y ciudad diferentes.

Todos los veranos se reúnen en un pueblo pequeño al lado de la playa, es un pueblo muy bonito con muchos parques y jardines. Sus casas son pequeñas y acogedoras y cada uno de estos niños tenían una.

Llegó el verano , todos preparaban las maletas muy contentos y nerviosos por volverse a encontrar con sus amigos, pues desde el año pasado no se habían visto.

Nuria , Pablo y Elena vivían en la misma ciudad que estaba mas cerca del pueblo y llegaron los primeros. Nada más llegar sin deshacer las maletas se querían ir a la playa.

_¡ Mamá me voy a la playa con Pablo y Elena!- dijo Nuria.

_¡No! Primero tienes que deshacer tus maletas.

Nuria como tiene una ropa para cada estado de ánimo tenía muchas maletas que deshacer.

Cuando está triste se pone ropa oscura, cuando está alegre ropa de colores, si quiere pensar se pone un gorro y si está enfadada se pone de rojo y amarillo como el fuego.

Pero antes de acabar fue a llamarla Cristina que acababa de llegar y su madre le dejó ir.

_¡Hola Cristina! ¡qué ganas tenía de verte!, tengo muchas cosas que contarte.

_Yo también, y algunas no te las vas a creer.

Nuria sabía que Cristina tenía mucha imaginación y le contaría algunas que otras mentiras.

Nuria y Cristina junto a Pablo y Elena se fueron a la playa y se dieron un baño , pues no había oleaje, y el agua estaba caliente. Después de nadar un rato y jugar con la arena decidieron irse a la piscina y a ver si habían venido los demás amigos.

Benjamín , Jaime y Luis estaban esperándolos en la piscina.

_¡Ya están aquí!- dijo Benjamín.

_¿ Cómo estáis amigos? -pregunto Luis.

_Bien y muy contentos de veros- Respondieron.

Todos estaban muy cansados y se fueron pronto a descansar y a terminar de deshacer las maletas y quedaron para el día siguiente.

Todas las mañanas, los amigos quedaban para ir juntos a la playa, Luis el primer día quedó para ir con ellos pero después de estar allí, se fue sin dar explicaciones, todos se quedaron muy sorprendidos.

Al día siguiente Luis dijo que fueran sin el a la playa ,que tenia que hacer unos recados e iría luego más tarde.

Pasó la mañana y Luis no fue a la playa, entre ellos ,comentaban, si tendría algún problema o se habría enfadado con ellos por algo que hicieran o dijeran.

_ ¿ Porque no se lo preguntamos? dijo Benjamín

_ No nos lo va a decir, afirmo Elena, cuando quiera ya nos lo dirá.

Pero ellos no estaban tranquilos, pues ningún día , iba con ellos a la playa por la mañana, por la tarde cuando se reunía con ellos se comportaba normal, pero ellos veían que algo le pasaba.

Las chicas como son mas preguntonas le hacían preguntas como:

_ ¿ Por las mañanas tienes que ayudar a tu madre?

_ ¡ sí, no ¡ bueno a veces.....

decía Luis intentando contestar con evasivas.

_ ¿ Si te cansas de ir a la playa, por la mañana, podríamos ir de excursión? Preguntaban mirando a Luis.

No , yo por las mañanas no puedo ir, contestaba Luis sin dar más explicaciones.

Ya no sabían que hacer para averiguar cual era el secreto que guardaba Luis.

Al final la curiosidad les picó a todos , pues lo veían salir de casa todas las mañanas muy temprano y volvía a la hora de la comida.

Decidieron seguirlo para ver lo que hacia, o ,a donde iba.

Nuria y Cristina a la mañana siguiente , lo esperaron escondidas para ver a donde iba, lo siguieron con cuidado de que no las viera, pues Luis se enfadaría, hasta que lo vieron entrar en el hospital, las dos se quedaron quietas mirándose y dijeron a la vez ¡ Luis está enfermo!,volvieron a casa muy tristes .Cuando se lo dijeron a los demás también se quedaron tristes.

_ ¿ Como es posible que este enfermo y no nos lo halla dicho?

_ Será una enfermedad grave , y no querrá decírnoslo para no amargarnos las vacaciones - dijo Elena.

_ Pero , somos sus amigos, y lo podríamos ayudar a llevar mejor su enfermedad, sea , cual sea.

Por la tarde ,cuando Luis se reunió con ellos, encontró a sus amigos raros.

_ ¿ Os pasa algo? -pregunto Luis

_ ¡ No , nada ¡ contestaron todos a la vez.

Luis ya no pregunto más pero se dio cuenta , que sus amigos, se comportaban con el de una manera rara.

Seguro , que han averiguado a donde voy por las mañanas y ya no quieren ser amigos míos ,pensó Luis.

Los días pasaban y Luis cada vez encontraba más raros a sus amigos, le cedían las sillas para que se sentase, cambiaron de forma de jugar, ya no jugaban al fútbol, ni al voley-playa, ni salían a correr, solo que jugaban al parchís , a las cartas, o a juegos de mesa.

Ya cansado, un día, Luis les dijo :¿ se pude saber que os pasa?, ya no jugamos al fútbol, ni al voley-playa, ni hablais de los eskís nuevos, ni de tu moto tan guay le dijo a Benjamín, estais enfadados conmigo por algún motivo.

_ ¡ No , que va ¡ exclamaron todos a la vez

_ Lo hacemos para ayudarte a ti -dijo Pablo

_ ¿ Para ayudarme a mi? - pregunto extrañado Luis

_ Si, sabemos que no debes hacer deporte.

_ ¿ Yo, porqué , quien te ha dicho eso?

_Sabemos que estas enfermo- dijo Cristina

_ No , yo no estoy enfermo.

_ No nos mientas - dijo Nuria, Cristina y yo te vimos cuando entrabas en el hospital.

_¡ Oh ¡ yo no voy al hospital,¿ me habeis visto entrar?.

_ Si, te seguimos porque estábamos preocupados por ti.

_ Pero , yo no voy al hospital, a donde voy todos los días es a la biblioteca, que está al lado del hospital.

_ ¡ A la biblioteca ¡- exclamaron todos a la vez.

_ Si, me han caído 5 asignaturas este verano y tengo que recuperarlas para no repetir curso y quedarme retrasado, pero me daba vergüenza decirlo, para que no os burlaseis.

_ Todos empezaron a reirse a carcajadas y a abrazar a Luis, de contentos que estaban al saber que no estaba enfermo.

No se rieron de él sino que todo lo contrario, se ofrecieron ayudarlo en todo lo que pudieran y acordaron el ir cada día uno a la biblioteca con Luis para ayudarlo en lo que pudieran.