LÁZARO. Juan Camilo Valencia Sanchez.

Érase una vez un chico llamado Lázaro, el era muy pobre y no tenia padres ni tampoco quien cuidara de el ni le diera de comer, y entonces se tenia que rebuscar la comida, dormía en un viejo establo de caballos, el trabaja para diferentes amos asiendo trabajos pesados, pero le pagaban muy poco y solo alcanzaba para saciar su hambre, pero el era muy pícaro y a beses robaba comida, pero solo cuando tenia mucha hambre.
Un día se canso de aguantar hambre y siguió robando a sus amos, por que ya no quería aguantar mas hambre, y los amos empiezan a colocar trampas para poder coger al ladrón, pero lo que no sabían es que era uno de sus empleados, Lázaro que de tanto comer ya se estaba poniendo muy lento para escapar con la comida que robaba de sus amos, pero lo que no sabía Lázaro es que esta vez le tenían preparado una buena trampa. Ésta vez Lázaro esta atrapado y no sabe por donde escapar cuando le vieron la cara que era uno de sus empleados pero como Lázaro es un menor de edad la llevan a un orfanato don de ya no tiene que robar para comer por que en el orfanato le dan de comer.