Capaerucita Azul. Cristina Ortín.

 

Érase una vez, una niña llamada Caperucita Azul, que vivía con su abuelita. Le llamaban así porque siempre llevaba una caperuza de color azul. Un día, su abuelita le dijo que le llevara unos pasteles a su madre, que vivía en el bosque.

Mientras iba caminando, vio que un lobo la estaba mirando y sintió miedo. El lobo se acercó a ella y le preguntó:

-¿Dónde vas Caperucita Azul?

-Voy a casa de mi mamá a llevarle unos pasteles. -respondió Caperucita-

-Yo sé un camino más corto -le dijo el lobo-

-¿Cuál? -preguntó Caperucita.

-Es por el camino de la izquierda -le dijo el lobo-

Y Caperucita Azul fue por el camino de la izquierda. Su abuelita la estaba siguiendo y vio que se iba por el camino incorrecto y fue corriendo para coger al lobo. Cuando llegó donde estaba el lobo le tiró una piedra y lo mató, porque ella se pensaba que se iba a comer a su nieta. Se lo comió y se fue a casa de su hija. Cuando Caperucita Azul llegó a casa de su madre, vio a su abuelita y le preguntó:

-¿Qué haces aquí, abuelita?

-Es muy largo de explicar, ya te lo contaré en casa -le dijo la abuelita-

Caperucita le dio los pasteles a su madre y se fueron a casa.