José se queda de piedra. Daniel Ruiz.

José  se levantó de la cama rápidamente, era el último día de clase y él estaba muy nervioso porque quería que empezaran ya las vacaciones de verano y poder bañarse en  su piscina. José  tenía el pelo castaño, una nariz muy pequeña, la boca mellada porque se le habían caído muchos dientes, era alto, delgado, muy simpático y a la vez tímido, le gustaba jugar a fútbol pero su gran afición era el baloncesto en el que era uno de los mejores de todo el equipo.

     Vivía en una pequeña casita, con un pequeño jardín, en una pequeña ciudad llamada Segorbe  que estaba al oeste de Valencia.

     Al ser el último día de colegio les entregaban las notas, José  estaba muy asustado porque no era muy buen estudiante y si suspendía sus padres le reñían y  castigaban a no salir de casa, excepto para ir al colegio, también le mandaban realizar algún recado.  Su madre le llamó para ir a desayunar y José obedeció y bajó a la cocina, ya en ella su madre le dijo que esperaba de él buenas notas o estaría una semana castigado; si no estaba ya bastante nervioso ahora eso.

     Cuando acabó de desayunar fue a vestirse y cogió la mochila para irse al colegio, alguien llamo a la puerta era David el mejor amigo de José los dos se fueron caminando al colegio, David tenía el pelo castaño, los ojos azules, era alto y delgado, también le gustaba mucho el fútbol y el era el mejor del equipo y a diferencia de José el no se preocupaba por las notas porque era muy buen estudiante.

     Por fin llegaron al colegio y entraron a clase, José estaba temblando de miedo porque les iban a dar las notas. 

     El profesor llegó y empezó a repartir las notas, David las destapó  y tenía todo sobresaliente.

     -¡Bien! -exclamó David.

     Por fin le llegó el turno a José las destapó y....las había suspendido todas, empezó a llorar y se dio cuenta de que no sentía nada, intentó moverse y no podía mover un músculo, comenzó a preocuparse les gritó a sus amigos y no pudo.

  De repente todos dijeron:

     -¡Se ha quedado de piedra¡

     El profesor mandó que le llevaran entre todos a su casa y volvieran a continuar con la clase, los niños le hicieron caso y cuando llegaron a su casa su madre les preguntó que le había pasado y los niños le contestaron que lo había suspendido todo, a su madre ya no le importaba, lo único que le importaba era tener otra vez a su hijo de carne y hueso, no de piedra.

     Todos sus amigos  pensaron que tal vez si estudiaba y volvía a repetir el examen final y lo aprobaba dejaría de ser de piedra, su madre aceptó  y les pidió que lo llevaran a su cuarto para que estudiara, les dijo que se fueran o el profesor se enfadaría.

     Les dio las gracias y se marcharon hacia el colegio, su madre subió al cuarto de José y entre lloros le dijo que intentara estudiar mucho para que aprobara el examen y volviera a ser su hijo.

     Pasaron dos semanas y José ya se lo había estudiado todo, su madre llamó a David para que le ayudara a llevar a José al colegio.

     Cuando llegaron, le llevaron a otra clase separada para que nadie le molestara, de alguna forma José pudo alargar la mano para coger el lápiz y empezó a hacer el examen, pasadas las dos horas acabó el examen y el profesor se lo corrigió allí mismo, tardó varios minutos pero ..... Ha sacado un diez.

     De repente notó que se podía mover, sentir, hablar y llorar, su madre estalló en lloros y le abrazó muy fuerte y le dijo que estaba muy orgullosa de él.

     Desde aquel día José estudió antes de los exámenes y los aprobó todos y su madre estuvo orgullosa de él para siempre